José Gabriel Barrientos Barrientos

Capador.

Don José nació en 25 de febrero de 1935. Con padre dedicado a la ganadería, pasó su infancia jugando y aprendiendo las faenas propias del campo. Allí, a los 14 años, entendió que los corderos se capan a los 2 meses y que a los toros a cualquier edad y que si no se hace bien, quedan “atoronados”.

Así decenas de vacunos, chanchos y corderos experimentaron la destreza con que este hombre manejaba el cuchillo rústico y cómo de un certero tajo eliminaba para siempre los símbolos del macho. 

“¿Y sabe capar a dientes”? – le preguntamos. “Por supuesto, pero ahora no podría, porque me faltan algunas herramientas” –dice riendo.

Estuvo más de 40 años en este oficio, recorriendo la península de Comau completa. No cobrara ni un peso por esto, y se daba por pagado con una buena conversación mateada.

(LAST)