Toponimia comunal I

Cascada Chai Chai

Origen veliche y chono

El concepto TOPONIMIA viene del griego TOPOS, que significa “lugar” y de ÓNOMA, que quiere decir “nombre”. Es una disciplina, entonces, que se dedica el estudio del origen y significación de los nombres propios de un lugar.

En nuestra comuna los nombres de lugares provienen -mayoritariamente- de dos etnias originarias: una de tradición marítima, conocidos como los chono; otra, de los mapuche del sur, denominados huilliche o veliche.

Por cierto, a partir del s. XVI, son los españoles quienes comienzan a nombrar en su idioma los espacios que conquistaban.

Sin embargo, en esta primera entrega, nos centraremos en las huellas que esas dos culturas precolombinas -chono y huilliche- dejaron en los distintos sectores de nuestra comuna.

Comenzaremos, por supuesto, con el nombre de la capital de la comuna:

CHAITÉN:  En su significado más conocido, Chaitén deriva del veliche CHAIN-CHAITUN, que significa “colar en chaiva” (canasto) debido a la abundancia de lluvias y la conformación topográfica del lugar.

Sin embargo, también hay otra interpretación. Derivaría de TRAI, “el sonido de la montaña” y TREN, “cerro, monte”, es decir, las prominencias dejadas por Tentén Vilú.

Sector Península:
COMAU: Deriva del veliche CUM, “rojo oscuro” + AUna, “la ola que sale”. Para otros viene de Co = ko = agua / y Mao = maw = lluvia, es decir, “agua de lluvia”.

POYO: Deriva del veliche POLLOI, “el renacuajo”. 

HUEQUI, HUEQUE: Voz veliche que significa “una variedad de llama”.

QUETRE: Deriva de veliche QUETRAL, “fuego”.

TELELE, TELDELDE: Deriva del veliche TRELPONG “el trote”. Da la idea de “calambre, estremecimiento”.

LEPTEPU:   Deriva del veliche LEU, “muy duro (de palos)” y TEPÚ, “el árbol”. O bien de: LEUFÜ, “el río” y TEPÚ

AYACARA: Deriva del veliche AILLA “nueve” y CARA “poblado”. Es decir, un levo o aillarehue.

CHULAO: Deriva del chono CHU, elemento desconocido, LIN, “cerro, monte” y AO, “caleta o bahía”

BUILL: Deriva del veliche HUILLI , “sur”. O bien: PU, part. de pluralización y LÚLI, “escama”

Sector Costa:
REÑIHUÉ: Deriva del veliche RENGI, “el colihue” y HUE, “lugar”.

CHUMELDÉN: Deriva del veliche CHOMÜL y LEN, part. verbalizadora : “haber caracoles del mar“.

TENGO (Faro): Deriva del veliche TÜNGLU (TÜNG): “estarse tranquilo, sosegado”.

LLAHUÉN: Proviene del veliche y significa “frutilla silvestre”

PUMALÍN: Deriva del veliche PU, “con, entre” y MALIN, “quéupü, o piedras rayo”, una piedra con poderes mágicos que caía del cielo con las tempestades eléctricas. 

CHANA: Deriva del veliche TRANÁN, “golpear, martillar, machacar”. 

CAMAHUETO (Playa): Especie de ternero unicornio, que se desarrolla en las quebradas y ciénagas, nacido de la raspadura del cacho de camahueto. Siendo adulto se desplaza al mar -su hábitat definitivo- causando gran destrozo por la fuerza descomunal que posee. En las orillas lo aguarda quien lo sembró para extraerle el guampa (cuerno) mágico.

VILCÚN (Morro): Deriva del veliche FILLCUÑ, VILCUÑ, “la lagartija”. En los mapas antiguos, por ejemplo el de José de Moraleda (1796), al morro se le denomina “Cerro de Las Lagartijas”.

Sector Islas Desertores:
NIHUEL (Islote) : Llamada también Piedra de Calto. proviene del veliche NÜHUËLN, “tomar, coger algo, de repente, o sin permiso del dueño”.

CHULÍN: Deriva del chono LIN, “cerro”. Se desconoce el significado del componente inicial, CHU.  Podría pensarse que chulín refiere a alguna condición geomórfica de la isla vista por los nativos chonos.

TALCÁN: Deriva del veliche TALCÁN, TRALCÁN, “tronar, estallar, hacer ruido“.

IMERQUIÑA: Deriva del veliche IMEL, “huevo (en lengua de machi)” y QÜÑE, “gemelo”; o bien: QUIÑEN, “estar uno aquí, otro allí, otro más allá, todos aislados” y IMELN, “rodar, volcar”. 

AUTENÍ,  AHULLIÑE: Deriva del veliche AHUIÑN, AHUIN, “calentarse como el rescoldo”. 

NAYAHUÉ: Deriva del veliche NËYU, NUYÜ, “el chupón” y HUE “lugar”. También: NAYA es un junco recto, duro y con una bolita en el extremo.

CHUIT: Se desconoce su significado.

Sector Chaitén:
PUDUHUAPI (Isla): Deriva de PUDU, “el venado” y HUAPI, “isla, lugar despejado”.

AUCHEMÓ: Deriva del veliche AF , “límite, lo último”, CHE, “gente” y MO, situativo similar al HUÉ “entre”, en, donde” (El último sitio donde hay seres humanos). 

CHAI CHAI (Cascada): Derivaría del veliche TRAI, “el sonido de la montaña”. Denota, entonces, repetición de ese sonido.

Sector Cordillera:
MICHIMAHUIDA: MICHImapu, se traduce como “infierno”/MËNCHUN “caerse (las flores) y en este caso el casquete de la montaña“/ También está MINCHE, MIÑCHE, “abajo, debajo” y MAHUIDA, “montaña”.

YELCHO: Deriva del veliche YEL, “llevar” y CHOD, “amarillo”. El río Amarillo es precisamente alimentado por el Yelcho.

LAST
Fotografía: Cascada Chai Chai desde el aire.
Fuentes: Cárdenas Álvarez, Renato: Diccionario chilote mapuche. Léxico chilote de Palena, Llanquihue y Chiloé originado en el mapudungún; Cárdenas, R., Montiel, D., Hall, C.: Los chono y los veliche de Chiloé.